0
Tu carrito está vacío!

¿Por qué el método BLW te sugiere algo más que papillas?

Después de la lactancia materna exclusiva, tu bebé puede escoger lo que necesita en el momento de la comida ¿Podés creerlo? Acá te contamos de qué se trata el método Baby-Led Weaning y cómo su alimentación puede convertirse en toda una experiencia.

Después de la lactancia materna exclusiva, tu bebé puede escoger lo que necesita en el momento de la comida ¿Podés creerlo? Acá te contamos de qué se trata el método Baby-Led Weaning y cómo su alimentación puede convertirse en toda una experiencia.

Introducción de la alimentación complementaria guiada por el bebé, una oración que de seguro has escuchado mucho últimamente si sos mamá y papá. El método Baby Led Weaning, que significa lo mismo pero en inglés, es un método que se aplica en bebés a partir de los seis meses para que la transición de la leche materna o de fórmula a la alimentación complementaria se realice de una forma natural, en pocas palabras, el bebé se llevará el alimento a la boca con la supervisión de mamá o papá.


“Uno de los principales beneficios es que empieza a familiarizarse con las texturas de los alimentos, una manera extraordinaria de estimulación para los bebés, vos le das la capacidad de explorar”, explica Nacira García, nutricionista.


Este método, a diferencia de las papillas, requiere de mucha dedicación por parte de los papás. Dedicación y confianza. García nos cuenta que una de las preguntas que más se hacen los padres es: ¿Se puede ahogar? a lo que responde: “Poder manipular los alimentos con sus manos solo trae cosas positivas. Este método fomenta la educación alimentaria desde temprana edad. Les brinda texturas, olores, sabores”.


Para los que se preocupan por la velocidad al ingerir los alimentos de su pequeño es muy útil el ejemplo de cuando comienzan a caminar. Sabemos que van a caerse pero no por eso dejarán de aprender. “Hay algo que los papás deben saber y que es que el bebé probablemente se atragante pero no por eso se va a ahogar”, asegura. En este método lo importante es darle alimentos blandos picados en trozos del tamaño acorde para que tu bebé pueda tomarlo con sus dos manitas. Recordá que durante el proceso vas estar presente, y lo estarás también en un punto importante: el desastre.


Lo más recomendable es tener una silla de bebé para comer y así mostrarles lo que van a comer con todo el espacio que merecen (También será más fácil para vos limpiarlo). Lo más natural es que en ese momento la comida y tu bebé se fundan en uno solo. Sonreí y disfruta del momento,  tu hijo probablemente lo esté pasando mejor que tú pero intenta igualarlo.



El objetivo del BLW es que los bebés coman a demanda, justo la cantidad que ellos necesitan, es importante evitar forzarlos a comer más de lo que quieren. Tu bebé tiene la capacidad de identificar la cantidad necesaria de comida que debe ingerir. Aunque suene extraño, es así.


“Comen a demanda, lo que necesitan, esto preocupa a los padres pero generalmente cuando empiezan a jugar con la comida y no a ingerirla es cuando están saciados. Muchos padres piensan que pueden desnutrirse o que no se están alimentando bien y no es así, tampoco olvidemos que vos le ofrecerás comida saludable”, comenta.


Estamos seguros de que será un desastre, pero  uno lindo. Lo importante de este método es tener paciencia para darse cuenta de cuando ellos no quieran más. Darles tiempo y que coman con calma y cuando ya rechacen la comida que vos lo veas menos hambriento y más juguetón lo levantás. Lo más bonito del BLW es que los bebés aprenden por imitación y para poder imitar tendrán que ver a alguien comer con las manos. Vos podrás ofrecerle los mismos alimentos que el resto de los integrantes de la familia y así comerán juntos, con la misma técnica en una misma mesa, sin duda, un momento para atesorar.