0
Tu carrito está vacío!

Recetas sin cocción para hacer con los chicos. Diversión asegurada

Dale a tus hijos la oportunidad de crear y reconocerse como hacedores. Según la filosofía Montessori en los primeros tres años de vida, los niños sientan las bases de su futuro desarrollo. El adulto es el que guía, acompaña y facilita generando espacios propicios para este devenir. En esta primera etapa, “la educación Montessori se concentra en el desarrollo del habla, el movimiento coordinado y la independencia, que le dan confianza al niño, le permiten descubrir su propio potencial y su lugar dentro de una comunidad”, declara la Fundación Montessori en su portal.


Por su parte de los 3 a 6 años, la educación se divide en cuatro áreas: lenguaje, matemática, sensorial y vida práctica. Estas recetas se enfocan en el área sensorial que es la que les permite “encontrar orden y sentido en el mundo”. La utilización y experimentación con diferentes materiales “elevan su capacidad de percepción, favorecen la observación y un sentido de admiración por todo lo que los rodea”.


Vamos a experimentar con ellos y a darles herramientas para que vean todo lo que son capaces de hacer. Seremos los facilitadores generando un espacio divertido para disfrutar en familia cocinando.


Prepará el escenario. Podés buscar previamente todos los ingredientes y disponerlos en distintos recipientes, eso les dará la idea de que con todo aquello van a construir algo nuevo. Un lindo delantal y gorro de cocina son el broche de oro.  


Bombones. Trituren las galletitas que tengan en casa, luego agreguen dulce de leche y mezclen todo en un bowl.  Los chicos pueden romper las galletitas y vos le das un toque en la procesadora. No hace falta triturar todo al máximo, la experiencia de sentir algunos pedacitos de galletita en la boca es impagable. Cuando pongan el dulce de leche pueden ayudarse con una cuchara, luego hacen pelotitas y las pasan por coco rallado o grana de colores. No falla.  


Vasitos dulces. Igual que en la idea anterior, empiecen triturando galletitas poniéndolas de base en un vaso chico (podés usar recipientes de vidrio de yogurt que quedan súper cancheros), sumen una capa de dulce de leche y otra de crema. También pueden mezclar queso blanco con dulce de leche y dejar solo una capa. Coronen con alguna fruta, puede ser una rodaja de banana o una frutilla. A la base la pueden humedecer con una mezcla de agua y azúcar o con jugo de naranja.


Pila de pionono. Cortás todo con la misma forma, pueden ser rectángulos, cuadrados, círculos, corazones si tienen un molde. Ponen una de base, intercalan dulce de leche o mermelada, suman otra galletita y arriba queso crema; y así sucesivamente. Podés poner rodajas finas de fruta en el medio o bien merengue triturado. Para decorar quedan muy bien las lentejas de chocolate, los chips o las gomitas multicolor.  


Con frutas. En el mismo envase que usaron para los vasitos dulces ponen hasta la mitad de yogurt natural. Arriba agregan fruta cortada en trozos hasta el tope. Va bien con manzana, banana, frutilla, arándanos y cerezas, dependiendo la época. Siempre las frutas de estación son de mejor calidad y también más económicas.


Muy importante que los dejen hacer y porqué no, equivocarse. No se trata de hacerlo perfecto sino de poner manos a la obra, experimentar, sentir, crear y divertirse.


¡A cocinar!