0
Tu carrito está vacío!

Tiempo en común. Clases y cursos para hacer en familia y divertirse mucho

Nuestros hijos aprenden jugando. ¿Por qué  no nos sumamos a ese espacio de juego e incorporamos nuevos saberes junto a ellos? Si bien las propuestas aún nos son masivas, cada vez más las academias y gimnasios abren la posibilidad de hacer actividades para la familia en conjunto.  El caso más antiguo es el de la matronatación que nos permite estar en la pileta con nuestros niños hasta sus dos años de edad. También se suman a esta movida las academias de yoga, de música y las compañías de teatro.

Te contamos los beneficios de cada uno para que busques en tu zona y elijas la opción que más los motive.


Matronatación

Durante los nueve meses de gestación se desarrollan en un ámbito acuoso. La natación para los bebés es darles la posibilidad de volver a un lugar conocido para ellos. Lo viven con mucha naturalidad porque es algo cercano.

Estas clases que básicamente se enfocan en que podamos jugar con nuestros hijos en el agua tienen varios beneficios entre los que se destacan: mejorar la capacidad cardiorrespiratoria del bebé, estimular su desarrollo psicomotor y dar inicio a la socialización en un espacio diferente. Desde los cinco o seis meses hasta las dos o tres años, según la escuela, pueden aprender junto a los papás.


Música

La música nos conecta con el entorno. Aprender a tocar un instrumento musical fomenta la coordinación, nos conecta con la disciplina y constancia, aumenta la creatividad y abre nuevas formas de expresión. Hacerlo en una misma clase con nuestro hijo generará que ambos vibren en la misma frecuencia y se diviertan.  


Teatro

¿Cambiamos los roles? ¿Qué tal si nuestro hijo interpreta a un padre? Los talleres de teatro nos abren la posibilidad de mostrar aspectos reservados de nuestra forma de ver el mundo. Con ejercicios psicomotores, se aprende a trabajar en equipo, a conocer nuestras emociones, se practica la disciplina y también descubrimos cómo desenvolvernos ante un determinado público.

Hay academias que abren cursos para que padres e hijos participen del mismo grupo de teatro. Los chicos a partir de los 2 o 3 años.


Arte

¿Vamos al atelier juntos? El arte nos conecta con las emociones. Un espacio común para expresarnos es una posibilidad para compartir y crear en equipo.

Estas actividades fomentan la expresión creativa, desarrollan la imaginación y potencian sus habilidades. Escultura, pintura, escultura, collage, títeres. Encontrá la actividad que los motive y acompañalos. A partir de los 3 años pueden incorporarse a este tipo de actividades desde el juego.  


Ahora que sabés cuáles son los beneficios de estas actividades, disponete a divertirte con los chicos y encontrar un espacio en la rutina familiar para jugar juntos.  Si no hay oferta de este tipo en tu entorno podés proponerla. Hay docentes súper creativos que seguramente entenderán tu inquietud. No descartes que el maestro vaya a domicilio, es una opción que también da muy buenos resultados.


Jugar con tus hijos es una manera de regalarte y brindarles tiempo para disfrutar de un espacio diferente en el presente y construir nuevos y hermosos recuerdos.